Se cumplen dos años desde la colocación de la piedra fundamental del Memorial de ex presas políticas. En ese marco, el 1 de octubre se realizó una ronda de intercambio entre las ex presas políticas y el público que asistió al acto, entre ellos la Coordinadora del área de Derechos Humanos (DDHH) del Servicio Central de Extensión y Actividades en el Medio (Sceam) la Prof. Adj. Flor de María Meza quien viene acompañando y trabajando con este grupo de mujeres.
La actividad se llevó a cabo en la Avenida de las Leyes y Colombia, frente al Palacio Legislativo y tuvo la participación de la Murga Perlita Cucú. Luego de la actuación se acomodaron las sillas para formar una ronda donde las participantes del colectivo decían unas palabras y también leían mensajes que escribieron las personas que fueron a compartir este momento con ellas.Estuvieron presentes la alcaldesa del municipio B, Silvana Pissano y el alcalde del municipio C, Jorge Cabrera.
Por un lado, Meza comentó que este colectivo de mujeres ex presas políticas viene reuniéndose desde 2019, logrando el 3 de octubre de ese mismo año colocar la piedra fundamental del ansiado memorial. Además, que “después de tantas décadas estas compañeras todavía siguen invisibilizadas” dijo la coordinadora de DDHH y agregó que “aún no existe ni un solo memorial para ellas en todo el Uruguay”. Asimismo, dijo que la idea de la ronda de intercambio es “visibilizar que  la memoria y el memorial están pendientes”.
A su vez, Meza explicó que el área viene acompañando y trabajando con este colectivo desde agosto de 2019 e «ir caminando con ellas en este proceso, reafirmando su empoderamiento como mujeres, sujetas de derecho para reclamar lo que por derecho les corresponde”. A su vez agregó que tiene que haber desde el Estado “un reconocimiento de su rol como mujeres luchadoras y que se visibilice ese aporte” 
Maria Luz Osimani del colectivo ex presas políticas dijo que “la gente de la Universidad nos ha apoyado mucho” desde “los distintos [servicios], tanto sea de Comunicación, Ciencias Sociales, la parte de Extensión y DDHH”. A su vez, agregó que si bien en esa época  no estaba la misma visión de género que ahora. En el momento que ellas fueron detenidas, la represión se cobró en ellas el hecho que quebraron “lo que era el mandato del género femenino, el de esposa y el de madre (…) no quiere decir que no nos ocupemos de las tareas, pero si salimos a movilizarnos, resistir, luchar por una sociedad más justa”. Asimismo dijo que “ha sido reconocido mucho el [papel del] hombre y está muy bien porque ellos son muchos pero el papel de la mujer no ha sido reconocido y estaba a la par del hombre trabajando y peleando por una democracia.” 
Yvonne Klinger, quien también forma parte del colectivo dijo que el apoyo del Área de DD.HH de la Sceam es para con este grupo del Memorial de Mujeres y que además que “venimos trabajando con el área de DDHH  de la unidad de extensión  un grupo de 28 mujeres que en el 2011 hicimos una denuncia penal con respecto a la violencia sexual  durante el periodo de nuestra detención”. Kingler agregó que hace más de diez años “presentamos esta denuncia y todavía no hay ninguna persona condenada”. A su vez con el área tuvieron  “la posibilidad de ir a una Audiencia Pública sobre la Comisión Interamericana de DDHH, el pasado 18 de marzo solicitando justamente que nos escuchen porque hace diez años que golpeamos puertas a nivel de la justicia en Uruguay y esas puertas siguen cerradas” contó Kingler.
Sobre el memorial, Klinger dijo que es importante para el colectivo, “ y creo que es importante para todas las mujeres y toda la gente de Uruguay para que sepan que eso sucedió”. Por su parte, Osimani dijo que el memorial puede “ser un simbolo que ayude a los jovenes a entender que fue lo que pasó de manera de que nunca más haya terrorismo de Estado”.