Fotografíaun grupo de personas manifestandose con pancartas con el hashtag #cadaVIDAvale

Mesa Udelar en Casavalle: respuestas integrales para un problema complejo

El viernes 5 de agosto dos personas fallecieron en el barrio Marconi al ser alcanzadas por una balacera, Micaela Pereira de 29 años y Gabriel Melgarejo de 25. La Mesa Udelar en Casavalle integrada por docentes de los servicios de la Universidad de la República (Udelar) que realizan actividades de Extensión en el territorio, preocupada por estos hechos de violencia que se han intensificado en los últimos meses, desarrolla junto a vecinos y organizaciones sociales que trabajan en la zona la Campaña #lavidavale, en el marco de la cual, llevan adelante una serie de acciones en búsqueda de respuestas a esta situación.

Micaela Pereira, que era madre de cuatro hijos, iba de camino a su trabajo y Gabriel Melgarejo, retornaba a su casa desde el almacén, cuando fallecieron. En este hecho también murieron cuatro adolescentes, vinculados con el conflicto que desató el intercambio de disparos. En respuesta a estas muertes violentas los vecinos y vecinas, que tienen una larga trayectoria de organización vecinal, se movilizaron el mismo viernes encabezados por la familia de Micaela y Gabriel para hacer visible el problema y buscar apoyos al reclamo del barrio.

El Portal de la Udelar dialogó con los docentes de la Udelar integrantes de la Mesa Udelar en Casavalle, Eloísa Ibarzábal de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU), Cecilia Piñeyro de la Escuela de Nutrición, Ismael Ibarra de la Facultad de Veterinaria y Ana Laura Cafaro de la Facultad de Ciencias Sociales (FCS).

Acompañar a los vecinos y vecinas

Cafaro señaló que vecinos y vecinas de Casavalle ante estas situaciones de violencia que se vienen acrecentando en el barrio crearon la Multisocial y también surge la Campaña «La vida vale» como respuesta a estos hechos. La Mesa Udelar en Casavalle en el marco del trabajo que viene desarrollando que incluye participación en la Mesa de Coordinación Zonal de Marconi y Las Acacias y en la intersocial D, entre otros ámbitos territoriales, «decidió que era importante estar», explicó Piñeyro. Frente a las situaciones de violencia ocurridas en agosto la Mesa elaboró una carta el 17 de ese mes, en la que expresan que «desde la comunidad universitaria, alineada con las preocupaciones vertidas por vecinas, vecinos e Instituciones de Casavalle-Marconi-Plácido Ellauri, en relación a la situación de desamparo que se vive cotidianamente, hacemos un llamamiento, a la interna de nuestra institución, así como a las organizaciones de la sociedad civil y estatales, a generar espacios de diálogo y construcción colectiva con miras a afrontar y transformar esta situación que afecta a toda nuestra sociedad, en particular a los sectores más postergados».

Resaltó que en la movilización que se lleva adelante en el marco de la Campaña, participan muchas de las organizaciones que trabajan en el territorio por lo que la Mesa Udelar en Casavalle ha tenido numerosas instancias de intercambio y se ha vinculado mucho con estos actores. Además cada servicio se relaciona también con organizaciones sociales del barrio en sus actividades de extensión en la zona, así que el relacionamiento se potencia también en este ámbito. 

Ismael por su parte recordó que luego de las situaciones dramáticas vividas en el barrio en agosto, la familia de Micaela se acercó a la Mesa de Coordinación Zonal de Marconi y Las Acacias. A partir de eso comienza un proceso de búsqueda de respuestas a estas problemáticas en el que participan el alcalde del Municipio D, Gabriel Velazco y la diputada Ana Olivera. De este proceso surgen varias iniciativas como la elaboración de cartas dirigidas al Parlamento Nacional y a Presidencia de la República y la convocatoria a manifestaciones en la calle. La Mesa Udelar en Casavalle en articulación con estas organizaciones barriales participó en las marchas así como en actividades previas de pintadas de carteleras y pasacalles. Cafaro señaló que  la carta al Parlamento se entregará en breve a la Comisión Especial de Seguridad y Convivencia de la Cámara de Diputados.  Entretanto, la carta a Presidencia fue entregada en el marco de una marcha realizada el 5 de octubre y al día siguiente el Presidente respondió a los vecinos que el Ministerio de Interior (MI) y el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) se iban a poner en contacto con las organizaciones pero hasta hoy esto no ha sucedido.

En la carta al presidente de la República los vecinos expresan su «profunda preocupación en relación a la situación de desamparo que vivenciamos cotidianamente en términos de seguridad ciudadana, convivencia y recursos (proyectos y programas) de apoyo y atención a necesidades de nuestra comunidad». Los habitantes de Casavalle manifiestan en este documento que «viven un miedo constante al salir a la calle». Aunque la Mesa Intersocial y el plenario de vecinos de Casavalle tuvieron tres instancias de intercambio con autoridades del Ministerio del Interior luego de los hechos violentos del 5 de agosto, la posición de la cartera en estas instancias fue que «todo está mejor, que se está trabajando en la seguridad, que hay cada vez menos denuncias y que hay patrullaje» y eso no se corresponde con la realidad cotidiana que viven los vecinos, añaden en la carta. «Vecinas, vecinos y organizaciones queremos ser aliados de la institucionalidad para abordar y empezar a cambiar nuestra realidad pero, en toda alianza se necesitan varias partes y el Estado parece no tener tiempo para nosotras/os», afirman.  «No es solo -aunque sea imprescindible- un Ministerio del Interior garantista de nuestra protección. Necesitamos también más recursos culturales y socio-educativos, necesitamos que efectivamente el Estado se haga presente en nuestros barrios», añaden.

Piñeyro resaltó que esta movida que se generó a la interna del barrio a demanda de los vecinos, en la actualidad se está ampliando a otros barrios que se vienen sumando a la Multisocial.  En ese sentido Cafaro indicó que este espacio se reúne los lunes cada quince días, la última reunión se realizó en el Cerro y la próxima se llevará a cabo en la Facultad de Ciencias Sociales, ya que la idea es que funcione en forma rotativa. Cafaro destacó que estos espacios permiten abordar la compleja situación de inseguridad del barrio que se vincula con el retiro del Estado del territorio, la falta de políticas públicas, entre otros factores. En el marco de la Multisocial surgió la iniciativa de la Marcha que se realizó el 5 de octubre, día en que se cumplían dos meses del asesinato de Micaela y de Gabriel, en este ámbito también se planificó que el 5 de noviembre circule una carta en reclamo ante la falta de respuestas del gobierno ante estos hechos.  

Apuntar a un abordaje integral

En la jornada del 19 de setiembre, se desarrolló un trabajo en subgrupos para pensar propuestas de acciones a llevar adelante para dar respuesta a las situaciones de violencia en el barrio y posteriormente un plenario. En esa oportunidad, Winston, hermano de Micaela, realizó una introducción que «sintetizó el espíritu del colectivo en esa jornada», apuntó Piñeyro. Winston destacó que aunque habían tenido varias instancias con autoridades del Ministerio del Interior, los responsables de la balacera ocurrida el 5 de agosto siguen libres y circulan por el barrio. «Mantenemos la lucha por el barrio, nos queremos seguir moviendo para cambiar la situación, para que nos concienticemos», expresó. «No tenemos plata para mudarnos, para irnos a otro lugar, para comprarnos una casa y si nos quedamos vamos a luchar, tenemos que seguir resistiendo, no nos podemos quedar callados y que las cosas nos salten en la cara», añadió. En ese sentido señaló que sus hermanas trabajan en la comunidad vinculadas a grupos de mujeres y el mismo participa también de grupos en el barrio pero la situación es muy compleja ya que existen poderes grandes que imponen la cultura del miedo. 

Cafaro explicó que los vecinos tienen una posición crítica en cuanto a las respuestas a esta problemática, que esperan del gobierno. Sostienen que este no es un tema del MI y del MIDES, porque cuando reclaman vida digna se refieren a un abordaje integral por tanto entienden que el gobierno los debe vincular a políticas del Ministerio de Vivienda y de Trabajo y no como hace, derivarlos al MIDES porque son pobres. 

Ibarra resaltó que el barrio ya ha construido una visión acerca de la necesidad de abordar de forma integral todos los frentes de trabajo, intervención y desarrollo en el territorio. Entiende que desde la Extensión universitaria, «esto debería ser retomado y capitalizado para construir propuestas desde la propia Universidad que generen más diálogo interdisciplinario, para poder abordar una perspectiva que ya está presente en el territorio». Ibarzábal acotó que es necesario llevar el tema a la interna de la Universidad y se trabaja en ese sentido así como en acercar a los estudiantes a la problemática de Casavalle, generando espacios de diálogo e intercambio con ellos. En este sentido Cafaro entiende que en este momento la Udelar debería estar mucho más presente en el territorio a través de recursos y una de las líneas que trabajan en la Mesa es esta de introducir la temática en la Universidad. «La Universidad debería destinar muchos más recursos a Casavalle y a otros lugares y no lo está pudiendo hacer, entre otras cosas por los recortes de este presupuesto», apuntó. 

Piñeyro resaltó que en todas las instancias de trabajo que han tenido con servicios de la Udelar como el protectorado de Gestión, desde la Mesa Udelar en Casavalle han señalado su voluntad de trabajar en forma articulada para dar una respuesta más organizada que es lo que pide el territorio. No obstante cuando se quiere trabajar en esta línea se encuentra el obstáculo de la falta de presupuesto, que se refleja en horas docentes acotadas, y la carencia de una mirada de proyecto común lo que hace muy difícil avanzar. «Es necesario una formalidad universitaria que sostenga y creemos que el sostén podría ser un Programa Integral, el que podría dar una respuesta y superar estas debilidades», afirmó.

Mesa Udelar en Casavalle

Ibarzábal recordó que la Mesa Udelar en Casavalle se formó a partir de percibir la necesidad de articular las iniciativas universitarias arraigadas en la zona y de un proceso en el que se fueron llevando a cabo intentos de reunir a los servicios de la Udelar que estaban trabajando en el territorio. Además la falta de articulación entre estas propuestas había sido una crítica de los vecinos en diversos ámbitos. 

La Mesa que se conformó oficialmente en la sesión plenaria realizada el 12 de mayo de 2022 que se realizó en el Complejo Municipal Salud, Cultura y Deporte (SACUDE), ubicado en el barrio Municipal, funciona con un plenario que integran todos los servicios que se encuentran en Casavalle y una mesa operativa. Los servicios de la Udelar que trabajan en el territorio son las facultades de Veterinaria, Medicina, FADU, Información y Comunicación, Odontología, Psicología, Humanidades y Ciencias de la Educación, Derecho, el Instituto Superior de Educación Física (ISEF) y las Escuelas Universitarias de Nutrición y Música.

La mesa operativa, que busca cumplir un rol ejecutivo y dinamizar algunas instancias resueltas en el plenario, está integrada por los docentes Cecilia Piñeyro, Ismael Ibarra y Eloísa Ibarzábal, como titulares. Los alternos son, Ana Laura Cafaro, Bruno Mora del ISEF y Victoria Bologna de la Facultad de Medicina. «Nos dividimos en titulares y suplentes pero la realidad es que el día de hoy los seis integrantes estamos trabajando en conjunto permanentemente en esta tarea de dinamizar y organizar», apuntó Piñeyro. 

Un antecedente de la Mesa de Udelar en Casavalle es la Comisión Puente, un espacio de articulación creado en 2019, de servicios de la Udelar que trabajaban vinculados al SACUDE y que integraba también a vecinas y vecinos. En esta oportunidad se crea una carta que se entrega al prorrectorado de Extensión de la Udelar, «con lo que se da una cuestión fundacional de presionar a la Universidad formalmente a involucrarse con este trabajo». En este marco se realizaron tres reuniones de varios servicios de la Udelar que trabajaban en el territorio en las que participó la prorrectora de Extensión de aquel momento, Mariana González Guyer. Recordó que la prorrectora incluyó en la solicitud presupuestal del Área, el trabajo de Extensión en Casavalle, pero con el recorte presupuestal que sufrió la Udelar, estos fondos no se pudieron concretar. Entiende que el actual prorrector, Javier Alonso, ha intentado «bajar a tierra esta idea para hacerla más real y así elaborar una propuesta concreta al respecto». 

Desde su creación, la Mesa llevó adelante dos jornadas de trabajo (una a la interna de la Universidad y otra con las organizaciones e instituciones del territorio que se llevó a cabo el 19 de setiembre) y participó de actividades organizadas en el barrio como una concentración y corte de la calle General Flores que se realizó al mes de los fallecimientos de Micaela y Gabriel. Asimismo, desarrollará una tercera actividad, al igual que las anteriores en modalidad de plenario, que está prevista para fines de noviembre. También se realizará una instancia a la interna de la Mesa con el rector y los prorrectores, a modo de cierre de año y evaluación del trabajo realizado.

Fuente Portal de la Udelar disponible Aquí